Premio Pulitzer para la música

El Premio Pulitzer para la Música se concedió primero en 1943. Joseph Pulitzer no pidió tal premio en su voluntad, pero había pedido que una beca de la música se concediera cada año. Esto finalmente se convirtió en un premio hecho y derecho: "Para una composición musical distinguida de la dimensión significativa por un americano que ha tenido su estreno en los Estados Unidos durante el año.” A causa del requisito que la composición tuviera su estreno mundial durante el año de su premio, el trabajo de ganancia se había raramente registrado y a veces había recibido sólo un rendimiento. En 2004 los términos se modificaron para leer: “Para una composición musical distinguida por un americano que ha tenido su estreno o registrando en los Estados Unidos durante el año.”

Historia

En 1965, el jurado votó para dar el premio a Duke Ellington, pero el Consejo de Pulitzer rechazó aceptar el fallo y decidió no dar ningún premio ese año. Ellington respondió: "El destino es amable a mí. El destino no quiere que yo sea demasiado famoso demasiado joven." (Tenía entonces sesenta y siete años.) A pesar de esta broma, Nat Hentoff relató que cuando habló a Ellington sobre el sujeto, era "más enojado que le había visto alguna vez antes," y Ellington dijo, "apenas me sorprendo que mi clase de la música todavía sea sin, vamos a decir, honor oficial en casa. La mayor parte de americanos todavía lo toman para el concedido que música basada en el europeo — la música clásica, si va — es la única clase realmente respetable."

En 1996, después de años del debate interno, el consejo del Premio Pulitzer anunció un cambio de los criterios para el premio de la música "para atraer la mejor de una variedad más amplia de la música americana." El resultado consistía en que el año siguiente Wynton Marsalis se hizo el primer artista del jazz para ganar el Premio Pulitzer. Sin embargo, su victoria era polémica porque según las pautas de Pulitzer, su trabajo de ganancia, un oratorio de tres horas de largo sobre la esclavitud, "Sangre en los Campos", no debería haber sido elegible. Aunque se supusiera que un trabajo de ganancia ha tenido su estreno durante ese año, la pieza de Marsalis premiered el 1 de abril de 1994 y su grabación, soltada en Archivos de Colombia, eran 1995 fechado. Aún, la pieza ganó el premio de 1997. La dirección de Marsalis había presentado una "versión revisada" de "La sangre en los Campos" que era "premiered" en la Universidad Yale después de que el compositor hizo siete pequeños cambios. Cuando preguntado lo que haría un trabajo revisado elegible, el presidente del jurado de la música de ese año, Robert Ward, dijo: "No una reducción aquí y allí... o una revisión leve," pero mejor dicho algo que cambió "la concepción entera de la pieza." Leyéndose la lista de revisiones hechas a la pieza, Ward reconoció que los cambios menores no deberían haber calificado a ello de un trabajo elegible, pero dijo que "la lista que tenía aquí no estaba disponible para nosotros, y no hablamos de ello."

La primera mujer para recibir el premio era Ellen Taaffe Zwilich que ganó en 1983. Zwilich también era la primera mujer para recibir a un Doctor en el título de Artes Musical de la composición en la Escuela de Juilliard de la Música.

En 1992 el jurado de la música, que ese año consistió en George Perle, Roger Reynolds y Harvey Sollberger, seleccionó una pieza por Ralph Shapey para el premio. Sin embargo, el Consejo de Pulitzer rechazó esa decisión y decidió dar el premio a la segunda opción del jurado, Wayne Peterson. El jurado de la música respondió con una declaración pública declarando que no los habían consultado en esa decisión y que el Consejo profesionalmente no se calificó para tomar tal decisión. El Consejo respondió que "Pulitzers se realzan teniendo, además de punto de vista del profesional, punto de vista del laico o consumidor," y no rescindieron su decisión.

George Walker era el primer compositor afroamericano para ganar el Premio, que recibió para sus Lilas de trabajo en 1996. Walker es un graduado del Invernadero Oberlin en el cual entró a la edad de catorce años y graduó en dieciocho con los honores más altos en su clase de Invernadero. Era el primer graduado negro en el Instituto de Curtis renombrado de la Música, donde recibió un nivel de Diplomas del Artista, y era el primer recipiente negro de un Doctorado en la Escuela de Eastman de la Música.

En 2004, respondiendo a la crítica, Sig Gissler, el administrador de los Premios Pulitzer en la Escuela de la universidad de Colombia del Periodismo, anunció que quisieron "ensanchar el premio un poco de modo que nos podamos más asegurar que conseguimos la variedad llena de la mejor de la música de América..." Jay T. Harris, un miembro del consejo directivo de Pulitzer dijo: "El premio no se debería reservar esencialmente para la música que sale de la tradición clásica europea."

Los cambios de reglas anunciados incluyeron el cambio del fondo del jurado para incluir a ejecutantes y presentadores, además de compositores y críticos. Ya no se requiere ahora que los principiantes presenten un resultado. La grabación también se aceptará, aunque tanteos todavía "fuertemente se impulsen." Gissler dijo, "Lo principal es tratamos de guardar esto un premio serio. No lo intentamos al mudo abajo ningún camino forma o forma, pero tratamos de aumentarlo, mejorarlo... Creo que el término crítico aquí 'se distingue composiciones musicales americanas.'" La Reacción entre el Premio Pulitzer en ganadores de la Música ha variado.

El Consejo consultivo del Premio Pulitzer oficialmente anunció:" Después de más de un año de estudiar el Premio, ahora en su 61er año, el Consejo del Premio Pulitzer declara su deseo fuerte de considerar y cumplir la variedad llena de composiciones musicales americanas distinguidas — de la sinfonía clásica contemporánea a jazz, ópera, teatro coral, musical, tanteos de la película y otras formas de la excelencia musical... Durante los años, el Premio se ha concedido principalmente a compositores de la música clásica y, completamente correctamente, que ha tenido la importancia grande a la comunidad de artes. Sin embargo, a pesar de algunos esfuerzos pasados de ensanchar el concurso, sólo una vez tiene el Premio ido a una composición del jazz, un drama musical o un resultado de la película. A finales de los años 1990, el Consejo tomó la nota tácita de la crítica dirigida a sus precursores para el fracaso de citar a dos de los compositores del jazz principales del país. Otorgó una Cita Especial en George Gershwin que marca la celebración del centenario de 1998 de su nacimiento y Duke Ellington durante su año del centenario de 1999. Antes, en 1976, un Premio Especial se hizo a Scott Joplin en su año centenario. Mientras Premios Especiales y Citas siguen siendo una opción importante, el Consejo de Pulitzer cree que el Premio de la Música, en su propio concurso anual, debería cercar la serie nacional de la música distinguida y espera que los refinamientos en definición del Premio, pautas e ingreso del jurado sirvan ese final.”

http://www.pulitzer.org/resources/musannounce.html

Posteriormente, en 2006, dieron una "Cita Especial póstuma" al compositor del jazz Thelonious Monk, y en 2007 el premio fue a Ornette Coleman, un compositor del jazz libre.

Crítica

Después de ganar el premio en 2003, John Adams expresó "la ambivalencia que linda con el desprecio" ya que sintió que el premio había "perdido la mayor parte del prestigio que todavía lleva en otros campos" porque "la mayor parte de las mayores mentes musicales del país" se han ignorado a favor de la música académica.

Igualmente, Donald Martino, el ganador de 1974, dijo, "Si escribe el bastante mucho tiempo de la música, tarde o temprano, alguien va a compadecerse de usted y darle la cosa maldita. Es no siempre el premio por la mejor pieza del año; ha ido a quienquiera no lo ha conseguido antes."

John Corigliano, el ganador en 2001, dijo que aunque el Premio Pulitzer para la Música se quisiera para ser para la música que significó algo para el mundo, se había hecho una clase muy diferente del premio: "por compositores para compositores" y "se atascó en un fondo de jurados rotativos." En efecto, en 1998, después de investigar el Premio Pulitzer para la Música, el crítico de la música Kyle Gann escribió que el panel de premios a menudo incluía "los mismos siete nombres repetidas veces como jueces": Gunther Schuller, Joseph Schwantner, Jacob Druckman (ahora difunto), George Perle, John Harbison, Mario Davidovsky y Bernard Rands. Gann concluyó que ya que todos estos compositores son blancos, y generalmente tienen lo mismo "estrecho Eurocéntrico estético" que han influido injustamente en el premio.

Acerca de los cambios de 2004, Gunther Schuller dijo, "Esto es un cambio radical muy atrasado en la actitud entera en cuanto a lo que se puede considerar para el premio. Es una apertura a estilos diferentes y a niveles en absoluto no diferentes de la calidad." Discreparon otros ex-ganadores. Stephen Hartke en público criticó los cambios, y John Harbison los llamó "un desarrollo horrible."

Lewis Spratlan (quien ganó el Premio en 2000) también mostró la preocupación por este cambio, pero no debido a su incorporación de estilos antes descuidados (Muchos de los propios trabajos de Spratlan fundamentalmente constituidos una variedad de estilos, incluso rarezas parecidas al jazz. Mejor dicho, Spratlan protesta por la ecuación de songwriting musical y película que marca con la composición académica, creyéndolos ser incapaces del funcionamiento como trabajos únicos e influyentes. Expresó su preocupación que comparando la música de musicals y las películas con los esfuerzos exploratorios de compositores académicos deben pervertir el prestigio y la intención original del Premio Pulitzer:

“Pulitzer es uno de los muy pocos premios que conceden la distinción artística en el borde delantero, música de la toma de riesgos. Diluir este objetivo invitando... musicals y tanteos de la película, no importa cómo excelente, debe minar la peculiaridad y capacidad del progreso artístico....”

El crítico de la música Greg Sandow respondió: "Lo que realmente continúa aquí... es una defensa última de la idea obsoleta y esnob que la sólo música clásica puede ser el arte... Me pregunto si Hartke, Harbison y los otros no son (si lo saben o no) simplemente tratando de proteger su césped, tratando de conservar alguna distinción, un poco de posibilidad en prestigio y fama momentánea, que se los podría eludir si dieran el Premio Pulitzer simplemente para el mérito artístico." La esperanza consistía en que los cambios de reglas "nivelarían el campo de juego", pero en 2004 Sandow relató que los materiales de nombramiento del consejo de Pulitzer enviaron "un mensaje bastante claro [que] los trabajos clásicos con tanteos notados todavía son nuestro privilegio."

Ganadores

Citas adicionales -

1974: Roger Sessions (1896-1985);

1976: Scott Joplin (1868-1917, póstumo);

1982: Milton Babbitt (1916–2011);

1985: Guillermo Schuman (1910-1992);

1998: George Gershwin (1898-1937, póstumo);

1999: Duke Ellington (1899-1974, póstumo);

2006: Monje de Thelonious (1917-1982, póstumo);

2007: John Coltrane (1926-1967, póstumo);

2008: Bob Dylan (b. 1941);

2010: Hank Williams (1923-1953, póstumo).

Enlaces externos



Buscar